Home

Background

Microalgas verdes producirán enzimas para la alimentación de cerdos

Un grupo de investigadores mexicanos han desarrollado un sistema para la producción de enzimas basado en microalgas verdes. Las enzimas pueden ser usadas en la producción industrial de alimentos para cerdos y aves.

Los investigadores forman parte del Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán (CICY), México, y basaron su investigación en la microalga verde conocida como Chlamydomonas reinhardtii.

Según la doctora Virginia Herrera Valencia, líder del proyecto, uno de sus objetivos era la reducción del costo de producción de alimentos industriales de animales monogástricos, es decir que pueden ser usados en el sector porcícola y avícola. Dicho abaratamiento se lograría si se produjeran las enzimas en el país donde se usarían finalmente, ya que este sistema permite el cultivo de la microalga en el laboratorio de una forma más fácil, rápida y económica que el cultivo de hongos y levaduras.

Foto: Dartmouth Electron Microscope Facility, Dartmouth College
Foto: Dartmouth Electron Microscope Facility, Dartmouth College

Enzimas derivadas de hongos y levaduras

Actualmente, en la industria de la alimentación de aves y cerdos se utilizan enzimas provenientes mayoritariamente de hongos y algunos tipos de levaduras, modificados genéticamente para producir grandes cantidades de las enzimas convenientes, como la fitasa, que se utiliza para potenciar la absorción del fósforo presente en el fitato de las dietas de los animales monogástricos, con lo cual se aprovecharía mejor el alimento. Es por ello que el equipo del CICY decidió comenzar a trabajar esta enzima.

La Dra. Herrera afirma: “Nuestra propuesta es usar las microalgas como un sistema de producción de proteínas recombinantes, y en este caso, las enzimas usadas en el alimento de los animales monogástricos como aves y cerdos”.

Los mismos resultados, si no mejores, en el alimento

Herrera asegura que se están realizando pruebas en las que se usa este nuevo sistema para producir al menos una proteína comercial, y comparar su desempeño con el de la enzima comercial original “de forma que se pueda comprobar que la enzima que se produce en el CICY es capaz de dar los mismos o mejores resultados en la alimentación de pollos de engorda”.

La Chlamydomonas reinhardtii ha sido objeto de estudio en fisiología, bioquímica y biología molecular desde hace más de 60 años, por lo que ya se cuenta con mucha información sobre ella.

En palabras de Herrera: “se cuenta con la secuencia del genoma de su cloroplasto y su núcleo, es fácil de cultivar en el laboratorio y este cultivo es relativamente fácil de escalar. Además, se cuenta con las técnicas necesarias para su manipulación genética. Todo lo anterior nos permite utilizarla como plataforma para producir proteínas de interés biotecnológico”.

Una alternativa para los productores

La Dra. Herrera afirma, además que: “Hoy en día en la industria porcícola y avícola mexicana, la mayoría de las enzimas y gran parte de los insumos utilizados son importados. Este proyecto brinda una alternativa a los productores del país que deseen invertir y apoyar esta tecnología, además de las compañías de todo el mundo en las que estas enzimas estén siendo cultivadas, aunque estén usando otros sistemas de producción. Ellos podrán obtener enzimas alimenticias de una manera segura y más económica”.